Cómo controlar la Ira

El objetivo de esta lección es aprender cómo controlar la ira, pero también y principalmente eliminar la ira radicalmente de nosotros y así tener autocontrol, controlar los sentimientos, emociones, etc.

La ira es un tipo de defecto psicológico muy común, que es fácil de ser percibido actuando en los centros de la máquina humana y que, sin embargo, es uno de los mayores causadores de sufrimientos y problemas psicológicos, físicos y sociales.

Veamos el siguiente trecho sacado del libro “La Revolución de la Dialéctica”, de Samael Aun Weor:

“La ira aniquila la capacidad de pensar y de resolver los problemas que la originan. Obviamente, la ira es una emoción negativa. El enfrentamiento de dos emociones negativas de ira no consigue paz ni comprensión creadora.

Incuestionablemente, siempre que proyectamos la ira a otro ser humano, se produce la caída de nuestra propia imagen, y esto nunca es conveniente en el mundo de las inter relaciones.
Los diversos procesos de la ira conducen el ser humano a horribles fracasos sociales, económicos y psicológicos.
Es claro que también la salud es afectada por la ira. Existen ciertos necios que se aprovechan de la ira, ya que ésta les dá un cierto aire de superioridad. En estos casos la ira se mezcla con el orgullo.
La ira también suele combinarse con la presunción y hasta con la auto-suficiencia. La bondad es una fuerza mucho mas aplastadora que la ira.

Una discusión calurosa es tan sólo una excitación carente de convicción.
Al enfrentar la ira, debemos resolvernos, debemos decidirnos, por el tipo de emoción que más nos conviene.
La bondad y la comprensión resultan mejores que la ira. La bondad y la comprensión son emociones permanentes, puesto que pueden vencer la ira.
Quien se deja controlar por la ira destruye su propia imagen. El hombre que tiene auto-control, estará en la cumbre.

La frustración, el miedo, la duda y la culpa originan los procesos de la ira. Quien se liberta de estas cuatro emociones negativas dominará el mundo.

La ira pertenece a los locos. No sirve porque nos lleva a la violencia.
El fin de la ira es llevarnos a la violencia y esta produce más violencia.”


Esté especialmente atento a este defecto, pues el se manifiesta muchas veces de varias maneras y sus efectos son extremamente negativos.
El medio para controlar la ira y eliminar esto defecto es el mismo que para cualquier defecto psicológico: auto-observación y muerte psicológica.

Nada justifica ponernos nerviosos, bravos, con odio, sin autocontrol, etc., por cualquier motivo que sea.
Lo ideal es encarar con serenidad y tener autocontrol ante cualquier hecho o evento, sea este desagradable o mismo desastroso.

Conforme vamos eliminando el defecto de la ira va surgiendo en nosotros, en la misma proporción, la virtud de la serenidad.
Conforme vamos eliminando el defecto del odio, irá surgiendo en nosotros la virtud del amor.

El defecto de la ira se alimenta de muchos detalles y se manifiesta en varias situaciones.
Algunas situaciones más comunes en la cual se manifiesta el defecto de la ira son:


El defecto de la ira no sólo puede desgraciar por completo la vida de una persona, más todavía, puede desgraciar también la vida de todos los que están a su alrededor, como infelizmente ocurre, por ejemplo, en los tristes casos de violencia doméstica.
No permita de forma alguna que ese defecto influencie negativamente su vida, pues usted ya sabe qué hacer para evitarlo.

“Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán la tierra”
Jesús Cristo (Mateo – 5,5)