El sentido de la Auto-observación

En esta lección aprenderemos sobre un precioso sentido que todos poseemos pero que, infelizmente, por su total desconocimiento y consecuente desuso, está atrofiado.
Felizmente conforme vamos volviendo a usarlo, este sentido se va nuevamente desenvolviendo y es como si, poco a poco, fuéramos abriendo gradualmente una ventana en nosotros mismos, la cual por mucho tiempo permaneció cerrada y ahora deja que un poco de luz entre e ilumine nuestro mundo interior, de esta forma vamos consiguiendo poco a poco ver todo lo que existe allí.

Conforme vamos ejercitando este sentido más la ventana se abre y consecuentemente más luz entra y así vamos viendo cada vez más cosas que estaban ocultas y que ni remotamente sospechábamos que existían.
Este sentido es llamado de auto-observación y comprenderlo es básico y fundamental.
No es posible conocernos a fondo sin utilizar el sentido de la auto-observación.

Pero, al final, ¿qué es lo que vamos a observar en nosotros mismos?
A través de la auto-observación iremos a ver y a sentir lo que pasa en los centros de la máquina humana, en los cinco centros inferiores que estudiamos en la lección anterior.
Como veremos en esta lección, en estos centros a todo instante ocurre algo y la mayoría de las veces sin conocimiento y mucho menos con nuestro consentimiento.

¿Y cómo hacer la auto-observación?
No hay una técnica para hacer la auto-observación.
Conociendo cuáles son los centros de la máquina humana (intelectual-motor-emocional-instintivo-sexual), entonces tenemos que observarlos, dirigiendo nuestra atención para estos centros.
Para eso no es necesario parar de hacer lo que estamos haciendo, sea en casa, en el trabajo o en cualquier lugar en que la persona esté.
Practicando la auto-observación usted verá que este sentido nos permite ver y sentir extraordinariamente lo que pasa dentro de nosotros, y al mismo tiempo tener total atención en el mundo exterior y sobre lo que estamos haciendo.
En verdad, como la práctica les mostrará, se consigue tener más atención y concentración en lo que estamos haciendo cuando estamos en auto-observación.

Ahora ya que estamos con nuestra atención dirigida para nuestros centros, debemos observar lo que está ocurriendo allí, sean pensamientos o sentimientos.
Conforme vimos en la lección anterior, los defectos psicológicos actúan en los centros de la máquina humana, nutriéndose de la energía de estos centros y causando muchos maleficios físicos y psicológicos.
Cuando decimos que actúan, significa que provocan, dependiendo del centro y de la naturaleza del defecto psicológico, ciertos tipos de pensamientos, sentimientos, etc., a veces increíblemente amargos y dolorosos lo suficiente para causar un profundo sufrimiento.

A título de ejemplo, daremos una lista de lo que se puede observar de más común en cada uno de los cinco centros de la máquina humana:


Al principio conseguimos auto-observarnos muy poco, tal vez algunas veces por día. Eso varía de persona para persona, depende de cuanto esté atrofiado este precioso sentido, pero con la práctica ese tiempo de auto-observación va gradualmente aumentando y pasamos a autoconocernos cada vez más, colocando más luz en nuestro interior y viendo como somos realmente.

Y cuándo estamos en auto-observación y percibimos la actuación de algún detalle ¿que podemos hacer para que éste sea eliminado?
Con el pasar del curso aprenderemos, como ya habíamos mencionado en la lección anterior, la técnica del morir psicológico, a través de la cual podemos eliminar cada defecto psicológico que conseguimos percibir actuando en nosotros.
Por eso practique la auto-observación desde ya, ejercite y desenvuelva este sentido porque de él dependerá su cambio interior.